Follow by Email

Huna - Juramento


Huna
Juramento

                                               Fuente: Hawaiian Mysticism - Charlotte Berney
                                                                              Trad.: Rev. Ivonne D'Albora
Al practicar Huna,
Prometo jamás usar mis conocimientos o habilidades para interferir en el libre albedrío de los demás.
Prometo que no usaré mi poder para afectar el de otros en contra de sus deseos.
Pediré permiso para trabajar en Sanación.
Respetaré la libertad  de elección de los Seres. Prometo usar Huna para el mayor bien de todos.
Prometo esto desde mi corazón, con toda sinceridad.
Así es
Hecho está  

Otra técnica de Kahuna: Perdón


                                       Con sus manos o dedos toque muy levemente el sector que necesita sanación, mientras repite al mismo tiempo las siguientes palabras: ”Lo que sea que  pueda estar relacionado con esto,  lo perdono por completo”
      
Perdón en blanco
Serge Kahili King – “Instant Healing”  


El perdón en  blanco es  una asombrosa técnica de sanación inmediata, en la que se utiliza tanto el contacto físico como palabras.
   Es tan asombrosa, porque actúa tan rápidamente y usted ni siquiera necesita saber a quién debe perdonar para que funcione.  Se basa en la suposición de que todas las  molestias corporales que están acompañadas de hinchazones o infecciones, también contienen un componente emocional de ira y culpa reprimidas. Observe por favor, que no he asegurado que esas molestias sean causadas por ese tipo de emociones, sino solamente que tal vez sea útil si suponemos que las emociones, por lo menos en parte, pueden participar en la causa del estrés que hace prolongar esas molestias o las empeora.  Si usted contribuye a la disolución de tensiones emocionales, el cuerpo puede sanarse más rápidamente. 
   La ejecución de esta técnica es muy sencilla.  Con sus manos o dedos toque muy levemente el sector que necesita sanación, mientras repite al mismo tiempo las siguientes palabras: “Lo que sea que pueda estar relacionado con esto, lo perdono por completo”. Haga esto durante todo el tiempo  que pueda o hasta que sienta alivio.  Probablemente tenga con esto diferentes sensaciones, como por ejemplo,  hormigueo o movimiento o relajamiento e incluso alivio del dolor. Mientras más fuertemente estén relacionados con la molestia los sentimientos de ira o de culpa, más rápidos y mayores serán los efectos de  sanación que usted  registre. Incluso  si esas  emociones solamente constituyen una pequeña parte de las causas de la enfermedad, esta técnica traerá beneficios en cierto grado. Como se ha dicho, usted no necesita saber a quién o a qué se dirigen estas emociones. Basta simplemente con  mantener los  pensamientos del perdón, mientras toca la parte hinchada o infectada, para causar cambios inconscientes que aliviarán una gran cantidad de estrés. En esto,  ya la tocación se encarga de que se  libere una cierta energía y, además, que la mente se pueda concentrar mejor en el pensamiento del perdón.
   Si usted sabe quién o qué es la causa  de su ira o de sus sentimientos de culpa, la técnica puede naturalmente actuar aún mejor si usted puede perdonar directamente a esa causa. La experiencia más increíble con esta técnica la tuve yo  mismo, cuando una mañana desperté con un absceso en la boca y una tensión extrema en la mandíbula. Mis dientes estaban tan delicados, que apenas podía cerrar la boca, porque ya el más leve contacto entre los dientes  superiores e inferiores causaba oleadas de fuertes dolores. Evidentemente mi estado requería con urgencia una visita al dentista. Pero aunque yo conocía un buen dentista, decidí probar primero otra cosa. En primer lugar partí de la base de que en mis molestias estaba en juego  el enojo. Entonces me pregunté con quién estaba enojado. De inmediato se me vino a la mente una mujer, que el día anterior había faltado a su palabra en un  asunto importante para mí. En realidad yo había pensado que había dejado pasar ese asunto con pacífica indulgencia, pero mi cuerpo me decía ahora que no había hecho otra cosa  que reprimir mi indignación. Entonces coloqué un dedo muy suavemente en mi mandíbula, donde era más perceptible la hinchazón del absceso, y comencé a repetir una afirmación de perdón que dirigí a la mujer en referencia. Según me acuerdo, la frase era como sigue: “Lo  que haya hecho o no haya hecho la señora fulana de tal, la perdono por completo”. La reacción ocurrió tan repentinamente, que yo estaba totalmente perplejo. Los dolores comenzaron a disminuir inmediatamente y sentí claramente cómo se reducía también la hinchazón. Después de treinta minutos no había quedado ninguna huella de un absceso, de dolores o de sensibilidad. Me sentía como si no hubiera tenido nunca esas molestias. Por lo tanto, mi dentista no  ganó nada ese día conmigo, pero más adelante utilicé sus servicios con  otras molestias. 
   Aunque realmente no es necesario saber  a quién o a qué se debe perdonar, existe un método para limitar la cantidad de los posibles “destinatarios”. A causa de profundas asociaciones propagadas culturalmente, muchas personas en todo el mundo establecen una relación  consciente o inconsciente entre las mujeres y el lado izquierdo del cuerpo  y entre los hombres y el lado derecho del cuerpo.  Desde el punto  de vista terapéutico es muy útil suponer que los problemas en el lado izquierdo del cuerpo  tienen componentes emocionales, que están relacionados con las mujeres en nuestra vida, mientras que los problemas de la mitad derecha del cuerpo tienen que ver con los hombres.  Pero yo también he descubierto que los conflictos emocionales con una mujer fuerte, pueden constituir una parte de los problemas del lado derecho, mientras que conflictos similares  con un hombre débil, tienen consecuencias en el lado izquierdo. Cuando tenga que ver con un problema corporal  a uno o al otro lado del cuerpo, usted debería jugar con la idea de que su relación con  un  hombre o con una mujer podría participar en el lado correspondiente, y luego ver que resulta de eso.
   En el caso de mi absceso dental, el problema estaba en el lado izquierdo. En el caso de una  chamana mongólica a la que ayudé cuando tenía una infección en el ojo izquierdo, estaba en juego otra chamana con una  personalidad muy fuerte. En todo caso usted debe considerar la posibilidad que el conflicto emocional, habitualmente ira o resentimiento, está involucrado, por lo menos parcialmente, en un determinado problema de salud, e intentar primero disolver ese conflicto, antes de que continúe con otros métodos de sanación. Eso por lo menos contribuirá a que los otros métodos que utilice tengan un mejor  efecto.