Follow by Email

Una más de las técnicas de Kahuna..., para aliviar los dolores del cuerpo y del alma


Puntos Kahi Loa - Centros de fuerza


Una más de las técnicas de Kahuna..., 
para aliviar los dolores del cuerpo y del alma


   En la tradición y prácticas de sanación, los Kahuna identificaban catorce puntos de energía o centros en el cuerpo, llamados Kahi.


   Ocho de estos puntos están localizados según las imágenes que acompañan este texto: en la corona de la cabeza, en el pecho, en el ombligo, en el hueso púbico, palmas de las manos y plantas de los pies.

   Otros cuatro más son llamados puntos esquina: hombros y caderas.


   Y los siguientes puntos adicionales, que están situados en la 7ª vértebra cervical y en el coxis.




   Podemos ver un cierto paralelismo entre estos puntos de los Kahuna y los chakras de la tradición oriental con algunas coincidencias y diferencias.


Como usar estos puntos
   Se colocan los dedos o la palma de las manos – cualquiera de ellas-, en uno de los centro de fuerza o puntos Kahi y la otra en un punto de liberación. Llamamos punto de liberación a aquel lugar donde se siente dolor, tensión, donde hay una herida o una situación disarmónica.

  • N. de Trad.: Me parece especialmente efectivo usar como punto Kahi el del ombligo porque es un centro de poder y también donde residen las emociones, causantes de los dolores, de las enfermedades y de toda situación disarmónica. Justamente en este momento en que estoy escribiendo, luego de mucho tiempo trabajando frente a la computadora, me duele la 7ª cervical y estoy comprobando la eficiencia de esta técnica, trabajando con una mano en el punto 3 y la otra en el punto 9. Veo un resultado inmediato y efectivo. Ivonne D’Albora

   Focalice su atención en ambas manos al mismo tiempo y respire profundamente, reteniendo y exhalando con fuerza, con la intención de eliminar el dolor o la enfermedad. Todo ello en cuatro tiempos, tal cual la respiración Piko Piko de los Kahuna. En poco tiempo, esta
práctica se convertirá en muy natural.
   Para ayudar, imagine un arcoiris que va de una mano a la otra.
   Permita que su Unihipili le indique en forma intuitiva en qué lugares hacer las conexiones: qué puntos Kahi y lugares deben ser tocados.
   Puede usar una canción inventada por Usted o una frase rítmica, para dar mayor fuerza a esta técnica. Por ejemplo: «Siéntete amado, siéntete libre, siéntete fuerte, siéntete sanado». Cree su propia frase según la situación y las necesidades.


Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin permiso previo por escrito de la autora, Rev. Ivonne D'Albora



Historia Natural - Ki Ti, la planta Sagrada de los Kahuna


Historia Natural
                                            

KI, TI
(Cordyline fruticosa)
(fka C. terminalis) 

Trad.: Rev. Ivonne D’Albora

La planta de Ti, miembro de la familia de las liláceas, fue introducida por los Polinesios a las Islas. 
Se esparció extensamente desde el nivel del mar hasta sobre los 3000 pies de altitud.

Es de una simplicidad notable. Sus hojas pueden ser más anchas o más angostas, pero siempre muy suaves, que van naciendo unas sobre otras.

Desde su centro, surge un largo pedúnculo del cual nacerán pequeñas ramitas cargadas de florecitas rosadas o color crema. Algunas variedades desarrollan bayas rojas o amarillas. 

Las hojas verdes, llamadas la’i, se usaban en rituales de purificación y limpieza; en neutralización de energías mal calificadas o espíritus oscuros, las usaban los kahuna pule heiau, los Sacerdotes del Templo. En rituales de Sanación, eran usadas por los Kahuna lapa’au, los expertos en Medicina. En la actualidad, -luego de las persecusiones a que se vieron sometidos-, los Kahuna las usan alrededor de la parte posterior de su cuello, como distintivo de su rango o profesión.

Se necesitaban las hojas de ti para decorar el Altar en honor de la Diosa Laka, en la halau hula o escuela de Hula y ningún ceremonial en servicio  de ‘awa estaba completo sin el correspondiente tejido de hojas de ti, para poner sobre él, el bols de ‘awa.

De acuerdo con su simbolismo espiritual, la planta de ti tiene poder sobre las entidades de bajas vibraciones.

Los Kahuna y los hawaiianos en general, la plantan alrededor de sus hogares y sus templos, para mantener fuera de ellos a esas entidades y lograr la fortuna y la armonía dentro de ellos. Algunas personas las plantan a la derecha de la puerta principal de sus hogares.

En Molokai, la alaberca de montaña de Halawa, se dice que es el hogar de mo’, el dragón del Agua. 

Antes de tirarse a nadar, es costumbre tirar una hoja de ti al agua y ver qué pasa. Si se hunde, el día no es propicio para nadar. El mo’o está despierto… Con su carcterística amabilidad, los hawaiianos les enseñan esto a los visitantes foráneos.

Las brillantes hojas de ti se usan para tejer, cocinar y guardar los alimentos. En el horno de imu o sobre las piedras calientes, las hojas de ti le dan un sabor muy especial a las comidas y preservan los alimentos de que se quemen.

Con ellas se construían refugios en la selva y los techos de los Templos. También se usaban para tejer las redes para pescar o las jaulas para atrapar aves.

Se trenzaban las sandalias para proteger los pies del calor al cruzar la ruta de la lava, en el Ritual del Camino del fuego.

Se hacían las canoas con estas maleables hojas y ésta es una de las habilidades de este pueblo, que asimismo confeccionaba con estos tejidos las vestimentas que ofrecían a sus dioses, o bien usaban sus ramas para sostener sus banderas en las competencias o en la Guerra…, o para avisar que se acercaba alguien de la realeza. Entretejidos iban los símbolos  correspondientes para que se supiera el linaje o rango del titular del estandarte.

La frescura de estas hojas proporciona un gran alivio para los Dolores de cabeza o la fiebre. Cuando se usa en compresas, en la medida que el calor del cuerpo las seca, se cambian. Para estas sanaciones, se usan las hojas pequeñas, recién nacidas. Para los Dolores de espalda, -en cambio-, se usan piedras calientes, envueltas en varias hojas grandes.

Las raíces gruesas contienen azúcar y se usan en repostería. De las raíces también se obtiene una cerveza muy suave y dulzona, ligeramente alcohólica, que luego fue usada como principal ingrediente de ‘okolehau, un destilado alcohólico que se popularizó luego de la invasión occidental.
Actualmente se confeccionan muchos elementos ornamentales y recuerdos para los turistas con esta maravillosa planta.

Hay una enorme variedad allá en Hawaii y también en nuestra América. Vean las imágenes y reconózcanlas en vuestro entorno.
Hay varias de ellas en mi propio jardín y suelo usarlas, -como nos enseña el Lomilomi-, según el sistema de creencias de la persona a la cual atiendo.
         Aloha!
Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin permiso previo por escrito de la autora, Rev. Ivonne D'Albora